Actualidad, KEREN HAYESOD

Keren Hayesod Transformando vidas

El número de jóvenes en riesgo constituye uno de los problemas sociales más graves de Israel

Por Roberto Avram, Sheliaj de Keren Hayesod

Decenas de miles de jóvenes han sido rescatados de sus hogares debido al peligro inminente. Las aldeas juveniles brindan un entorno residencial normativo donde pueden recibir la atención adecuada para sanar y prosperar.

El programa Aliá Juvenil, financiado por el Keren Hayesod, comenzó como una operación de rescate en 1933 para salvar a niños judíos de la Alemania nazi y desde entonces se ha convertido en el modelo líder para el cuidado de nuevos inmigrantes y jóvenes desfavorecidos en Israel, una red altamente efectiva que está transformando vidas.

Desde su fundación, el programa de Aldeas Juveniles ha proporcionado un refugio seguro para más de 300 mil de los jóvenes más desfavorecidos de Israel.

Niños en riesgo, entre 12 y 18 años, que provienen de entornos muy difíciles como hogares desestructurados, familias disfuncionales, violencia doméstica y familias que no pueden cuidarlos adecuadamente.

Hoy, los nuevos inmigrantes de la ex Unión Soviética y Etiopía representan más del 70% de la población estudiantil en las aldeas de juveniles, mientras que los jóvenes nacidos en Israel, cuya integración social no ha tenido éxito, representan la otra mitad.

La Agencia Judía opera cuatro aldeas juveniles que brindan atención residencial y educación a los niños que son remitidos por los Ministerios de Educación y Bienestar de Israel. Estos niños se quedan muy atrás de la norma académica y emocional para su grupo de edad. Además de los problemas personales y familiares, enfrentan numerosas dificultades de aprendizaje y sufren de baja autoestima.

Trabajar con las familias, cuando es posible, es una prioridad en el enfoque del programa. Si bien muchos de los niños viven en la aldea a tiempo completo, muchos mantienen algún contacto familiar y visitan el hogar de manera regular.

La intervención social y educativa proporcionada en las Aldeas Juveniles permite a los estudiantes hacer frente a las dificultades de integración, romper el ciclo de la pobreza y convertirse en miembros contribuyentes de la sociedad israelí.

Las Aldeas Juveniles emplean un enfoque múltiple para la rehabilitación académica y social de los jóvenes en riesgo, que incluye un programa de recuperación de la escuela secundaria para cerrar las brechas educativas y ayudar a incorporar la transición de los jóvenes a los marcos normativos de la escuela secundaria. Los jóvenes además tienen intervenciones personalizadas y tutorías intensivas, asesoramiento terapéutico y psicológico, actividades extracurriculares que maximizan y refuerzan modelos de comportamiento positivo, como deportes, arte y cuidado de animales.

Más del 70% de los graduados de las aldeas juveniles completan sus estudios con un certificado de matriculación total o parcial y hasta el 95% son aceptados en las Fuerzas de Defensa de Israel. Las Aldeas Juveniles también trabajan en estrecha colaboración con las familias de los estudiantes y los sistemas de apoyo comunitario, con el objetivo de integrar a los estudiantes nuevamente en sus comunidades de origen. 

Las Aldeas Juveniles se aseguran de que miles de jóvenes marginados reciban el apoyo que necesitan para finalmente ocupar su lugar en la sociedad israelí.

Este proyecto está en asociación con la Agencia Judía para Israel, el Gobierno de Israel y las autoridades locales.

Kiryat Yearim

Este mes se celebra Yom Yerushalaim y queremos por eso destacar a Kiryat Yearim, una Aldea Juvenil ubicada en lo alto de las colinas de Judea, cerca de Jerusalem, que tiene una población de 120 jóvenes y está compuesta por niños y niñas de entre 12 y 18 años. 

Kiryat Yearim presenta programas que mejoran significativamente la educación y las actividades de enriquecimiento tan vitales para los niños. Los viajes de estudio educativos brindan a los nuevos alumnos inmigrantes y desfavorecidos del pueblo la oportunidad de aumentar su conocimiento de Israel y fortalecer su identidad judía.

Las clases de enriquecimiento como capoeira, atletismo ligero, fútbol, cerámica, lecciones de música, coro, teatro y arte son una parte vital de las actividades extracurriculares en Kiryat Yearim, que se suman al desarrollo social y emocional de cada niño. Actualmente, la aldea ofrece un nuevo programa de educación secundaria (del 7mo al 12vo grado) y espera expandirse para incluir otros 270 estudiantes en un período de cinco años.

Hoy en día, hay 4 aldeas juveniles que soportan 800 alumnos anualmente: Kiryat Yearim, Hadassa Neurim, Ramat Hadassa y Ben Yakir, la Aldea Juvenil que a mucha honra lleva el nombre de la División Femenina Keren Hayesod Chile por su enorme contribución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *