Actualidad

La NASA seguirá investigando junto a la nave israelí gracias a la tecnología colocada en Bereshit

Más pequeño que la mano de un niño, cuenta con ocho espejos hechos con esquinas de cubo de cuarzo en un marco de aluminio.

La nave israelí que colisionó con la luna lleva un instrumento de la NASA llamado matriz de retro reflector láser que servirá para seguir haciendo pruebas en los próximos días.

Más pequeño que la mano de un niño, cuenta con ocho espejos hechos con esquinas de cubo de cuarzo en un marco de aluminio. Esta configuración permite que el dispositivo refleje la luz que viene de cualquier dirección a su fuente.

El Lunar Reconnaissance Orbiter o LRO de la NASA intentará tomar medidas científicas del aterrizador SpaceIL tras el duro choque de la nave con la Luna.

LRO intentará usar su propio instrumento llamado altímetro láser, que mide la altitud, para disparar pulsos de láser en el retro reflector de Bereshit y luego medir el tiempo que tarda la luz en recuperarse.

Al usar esta técnica, los ingenieros esperan poder localizar la ubicación de Bereshit dentro de 4 pulgadas (10 centímetros).

Esta tecnología simple, que no requiere energía ni mantenimiento, puede facilitar la navegación a ubicaciones en la Luna, asteroides y otros cuerpos. También podría caer desde una nave espacial sobre la superficie de un cuerpo celeste donde el reflector podría ayudar a los científicos a rastrear la velocidad de giro del objeto o su posición en el espacio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *